Mirando más allá de las ventanas

Hace un par de semanas, se me ocurrió hacerles instalar a mis peque de “La Rosarito” el precioso TuxMath que, mirado con ojos de pedagoga nada tiene de constructivista y sin embargo ayuda a agilizar el cálculo mental a través del juego. Imposibilitados de conectarnos a Internet con las macrinets a través de Debian, la única opción era hacerlo en Windows. Y allá fuimos, a sentarnos abajo de la preciosa antena de la red Wimax que tenemos en el patio. A la sombra de un árbol, amontonados como piojos en la cabeza de un mono, estaba yo con mis 25 peques y sus maquinitas. Después de un par de intentos poco afortunados, la mayoría logró conectarse, entrar en el blog del grado y llegar hasta el link con el que cada uno podría descargar el juego.

Así como comenzaron las descargas, también comenzaron los problemas. El tiempo de descarga paso de 5 minutos a10 y luego a 30, iba en aumento según la cantidad de chicos que se conectaban a la preciosa antena. En un momento dado, uno de los chicos me dice: Se, dice 45 minutos! Al mismo tiempo varias conexiones comenzaron a caerse. Cuando me convencí de que sería imposible que cada uno descargara el instalador en su máquina, fui preguntando cuanto tiempo le quedaba de descarga a los que aún continuaban en la tarea. El mejer tiempo era el de Santiago, creo que le faltaban 3 minutos  que obviamente, se hicieron eternos. Decidí que la mejor opción era que Santiago concluyera la descarga y les pedí a los chicos que cerraran sus máquinas. Mientras lo hacían le expliqué que copiaría el programa en mi pendrive para luego instalarlo en las demás nets.

Cuando concluyó la descarga subimos todos muy contentos al aula. Al tiempo que yo instalaba TuxMath en algunas máquinas, el resto se puso a jugar libremente. Llevaba unas diez instalaciones cuando una de las nenas se me acercó para decirme que el juego no funcionaba en todos los equipos. Y los chicos, descubrieron que algunas máquinas tenían instalado el SuperTux y otra no.

Entre la resistencia de TuxMath a funcionar en Windows y la falta de SuperTux en la mitad de las máquinas se me ocurrió decirle a los chicos que, el que quisiera tener “el Linux” completo podía venir con autorización firmada de los padres, después de terminadas las clases para instalarle lo que le faltaba.

Así surgió esta hermosa lista que fuimos completando en la pared del grado…

Lista de futuros linuxeros

Lista de futuros linuxeros

Finalmente, el día de la entrega de boletines, los papás y mamás firmaron las autorizaciones para que los chicos vinieran a la escuela a instalar todo lo que le faltaba “al Linux”. Fueron tres tardes de trabajo intenso y rico que se desluciría si lo cuento ahora. Los dejo con la intriga hasta mañana 😛

 

Esta entrada fue publicada en Debian 6, Educación, Plan Sarmiento. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Mirando más allá de las ventanas

  1. Barbara dijo:

    Me parece buenisimo, pero para aquellos que no sabemos hacer esto ¿no debiera InTec facilitarnos este servicio de instalación?

    • Hola Bárbara!
      Por motivos legales, el Gobierno de la Ciudad, decidió no poner en las netbooks y notebooks nada que contenga o requiera codecs privativos. Es por eso que hay muchos programas que están en Windows (por el que se pagó licencia) y no están en Debian. Inclusive, en la mayoría de las máquinas, el archivo que permite conectarse con los servidores de Debian para descargar actualizaciones, está VACÍO, ergo no se puede actualizar ni instalar nada. No tengo idea por qué hicieron eso pero es la realidad. la única respuesta que tengo para que se pueda usar Debian es llevar adelante jornadas como las que hice con mis chicos.
      Sin wimax, sin poder instalar nada, sin actualizaciones… ¿quién querrá usar Debian? Hay muchas maneras de resolverlo, mi elección esta vez fue la que tenía más cercana.
      Saludos, Euge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *