Para vos

Decirte felicidades en este día es poco. Y si, nos queremos desde siempre, cuando yo solo era una sorpresa que llegaba a la familia después de muchos sin niños en la casa.
Este hermoso nombre que llevo lo elegiste vos, estabas segura que quien llegaba era una niña. Mis primero bloques Rasti los trajo Papá Noel a Buenos Aires cuando yo tenía 4 años, y vos fuiste su mensajera. Los primeros patines llegaron dos años después. Recuerdo que me los puse el día de Navidad y no me los saqué nunca más. La primera lapicera de tinta! Juro que la cuidé mucho pero era tan bonita que seguramente a alguien le gustó y, un dia desapareció de la cartuchera. Después llegó el portafolios rojo que usé casi toda la primaria. Y, a los 15, me vestí con el enterito de Jean Lee celeste que te encargaste de hacer llegar justo a tiempo…

Esos objetos que menciono no son solo objetos. Cada uno marcó mi vida como el aguafuerte la placa de metal. Sigo construyendo castillos, proyectos, ideas, sigo construyendo vida. Vivo sintiendo la libertad del viento en la cara cada vez que ruedo esta bella ciudad. Amo las lapiceras de tinta aunque nunca tengo dinero para comprarme una decente como para soportar la dureza del trato que le doy. Suelo elegir las cosas pensando en el largo tiempo que estarán conmigo, como el portafolios rojo.

Pero por sobre todo eso tenemos esto…

hermanas...

Foto tomada por Ezio Fantino

… el cariño entrañable y profundo de la incondicionalidad mutua.
Te quiero hermana!

Por los años vividos, por lo que quedan por vivir… Mariu

Esta entrada fue publicada en Instantáneas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *