Pizarra digital interactiva – 2º parte

Hace dos meses, aproximadamente, comenzaron a instalarse en las escuelas dependientes del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires las pizarras digitales interactivas SMARTBOARD. Mas allá de las opiniones personales respecto de la adquisición de estos equipos, la realidad es que ya están y debemos incorporarlas a nuestra labor diaria para capitalizar las posibilidades que brindan. Pero primero… ¡Hay que hacerlas funcionar! Para quienes, como yo, hemos decidido optar por la migración de nuestros laboratorios a GNU/Linux este no es un tema menor.

Si bien la empresa que vendió las pizarras poseen una versión del software para GNU/Linux sólo pueden ser utilizadas bajo Windows porque, según me informaron, solo se licitó con software para utilizarlas sobre ese sistema operativo. Acuerde o no con este criterio, no es mi objetivo ahora poner en tela de juicio esta decisión.

Hace unos diez días comencé a utilizar la PDI en “modo pizarrón” para mostrarles a los chicos algún procedimiento o trabajar de manera colectiva sin utilizarla en “modo táctil”. Ya el hecho de no tener que interpretar mis extrañas instrucciones escritas en la pizarra con marcadores de tinta real sino verlas proyectadas sobre esa gran tela fue algo que cautivo a todos, inclusive a mi. El asombro mayor fue cuando los chicos se percataron de que, aunque de manera poco coordinada, al pasar mi mano sobre la pizarra los objetos se desplazaban. Como siempre, los grandes hallazgos ocurren son consecuencia directa de la necesidad y esa mañana sentí la necesidad de que «esa cosa» nueva funcionara como correspondía.

Justo por esos días recibí instrucciones por parte del personal que nos dio la capacitación para activar el software bajo GNU/Linux y no funcionó. Ergo… la necesidad se tradujo en un desafío: «la cosa» tenía que funcionar.

Indagué en Internet y descubrí que había muchos otros en el mundo que habían tenido el mismo problema y lo habían resuelto usando Software Libre! Más específicamente, la distribución Guadalinex, creada y mantenida por la Junta de Andalucía, anunciaba que en la versión 6 liberada recientemente, la PDI tenía soporte. De inmediato, descargué la imagen, «quemé» un cd y, a primera hora de la mañana la instalé en la máquina que está conectada a la PDI. La instalación demoró unos 20 minutos. Al iniciar el nuevo Sistema Operativo apareció un cartel que decía “Ajuste automático”. Cuando terminó la carga de todas las aplicaciones toqué dos veces con mi la punta de mis dedos el ícono de Mozilla Firefox y… el navegador de abrió. Cinco minutos más fue lo que demandó la instalación de Wine, poderoso emulador de Windows, para poder trabajar con el software de tizaypc «Provincias Argentinas» en la PDI usándola en “modo táctil”. Resultado: fascinación de maestras y chicos en un gran ¡Oh!

¿Qué aprendí de todo esto?
Si no hubiera usado Software Libre el problema seguiría siendo sólo mío. Al usar Software Libre el problema se transforma solución para todos y aquí es donde siento que la maldita globalización tiene alguna razón positiva para existir.

Esta entrada fue publicada en Educación, Software Libre. Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Pizarra digital interactiva – 2º parte

  1. Hola María Eugenia…. Alucinante esta noticias que estas dando: la pizarra anda!!!!!
    Gracias y nos vemos
    nicolás

  2. Valeria Larrart dijo:

    Euge, te invito a que postees en la plataforma que armé sobre la PDI cómo son los pasos para poder utilizarla bajo LINUX así, si alguien lo necesita, puede encontrarlo allí. O si lo preferís, crear un documento y yo lo subo como parte de la documentación. ¿Qué te parece?

    http://pdi.moodlehub.com

    El que persevera…
    Felicitaciones,
    Besos
    Vale

    • Muchas gracias por la invitación Valeria!
      En cuanto tenga dos minutos armo algo pero en realidad es tan simple como instalar Guadalinex y la pizarra funciona sin más. No instalé el Notebook porque no se puede. Además, creo que el potencial de la pizarra está en el hardware mismo y en la nueva manera de incorporar cada aplicación dentro dentro de la clase.

  3. ¡Excelente! ¡Qué interesante experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *