Desde la radio a galena a Internet

Mi 2009 terminó de manera poco común: todas mis cosas metidas en cajas, un contrato de alquiler recién firmado y mamá en casa. El 2010 comenzó de la mejor manera: desarmando cajas, apropiándome de un nuevo lugar y con mamá de apoyo logístico para no decaer. Es el tercer año que recibimos juntas y cada vez es más lindo e inolvidable.

La “Beba”, como le gusta que la llamen, no deja de sorprenderme con sus recuerdos. Hoy, a raíz de una charla que tuvimos con mi amigo Javier un par de días atrás, recordamos tres anécdotas de animales de la época en que vivían en Puerto Esperanza. La primera era de una araña que todos los días tejía su tela en la ventana del dormitorio. Mamá se maravillaba por la rutina del bicho para deslizarse, balancearse y dejarse caer hasta completarla. La segunda tenía como protagonista a una rata que entraba al alero de la casita por una de las ventilaciones y, al atarceder, corría de un lado al otro haciendo rodar una arandela sin otro motivo que hacerla rodar. La descubrieron una tarde entrando por el agujero usando la rama de un árbol que, justamente, llegaba hasta ahí. Pero la que no tiene parangón es la de los monos que, según lo contado por mi padre, robaban los choclos de una chacra de manera muy inteligente: dos ataban de a dos, se los colgaban al cuello y los sacaban del maizal.

Estos son algunos recuerdos de Beba, mi mamá, que nació en la época de la radio a galena y hoy las puedo contar a través de Internet algo que ella mira con asombro y trata de entender.

Soy feliz de tenerla conmigo y más feliz por verla disfrutar.

Mamá y yo

Mamá y yo - Foto tomada por mi cuñado Ezio Fantino

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Desde la radio a galena a Internet

  1. teresa dijo:

    Fui testigo de las 3 anécdotas!!! y también del momento en que se sacó esta foto. Ese dia yo recibía mi título de Profe de Educ Fisica y estamos en el parque del INEF Romero Brest en Buenos Aires. Pedile a mamá que te cuente la anécdota del “rococo” que Alvaro, Mario y yo guardamos en un cajon abajo de la bomba de agua… jajaja. Casi muere!! ella… no el rococo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *