Los chicos cuentan que aprendieron con las nets

Hace un par de horas Majo, una compañera del grupo de rollers, me preguntó como podía hacer para que sus hijos pudiera usar Linux en las nets. Fue como escuchar las palabras mágicas y no paré de hablar durante los siguientes minutos. Así fue que, mientras regresaba a casa, recordé que tenía algunas cositas de mis peques para compartir.

En la galería de imágenes, encontrarán listados escritos por ellos con las cosas que cada uno consideraba que aprendió con las nets durante este año. También hay entrevistas que realicé a tres de mis alumnos hablando específicamente de Debian. Agradezco a los chicos el entusiasmo y a sus padres/madres por haber autorizado mostrar estas producciones en “Demasiado alup…”

Entrevista a Camilo     Entrevista a Mateo     Entrevista a Maira

Espero que disfruten de estas palabras como yo las disfruté la primera vez que las leí y escuché. Si ellos nadan como peces por el agua vos también podés hacerlo, sólo es cuestión de animarse.

Y un gracias enorme a quien disfrutó de estas grabaciones recién salidas del horno y me entusiasmó para publicarlas.

De fiestas y rituales

En el acto de fin de año, la compañera que dijo las palabras de despedida habló de los rituales y de como ellos nos acompañan a lo largo de la vida. Nacemos, crecemos y nos vamos de este mundo envueltos en una nube de ritos que marcan el paso del tiempo. Recuerdo cuando era una niña, y aún no dudaba sobre la existencia de Dios, el momento en que descubrí los rituales de la iglesia católica y de como estos reconstruían la vida de Jesús en el trascurso del año. Más tarde, la carga de misterio religioso sobre las festividades importante se fue diluyendo y sólo dejaron rituales que, año tras año, se repiten en una rueda sin fin.

Con mi primer aguinaldo de maestra compré mi árbol de Navidad. En esos sueños que se tienen a los 20 años, pensaba que algún día estaría lleno de regalos y peques alrededor. Pero aquella Susanita devino en esta Mafalda y, en consecuencia, todo cobró un nuevo significado. El árbol fue armado con los amores que estuvieron, se llenaron de regalos para los amigos y acompañó las cenas de Navidad con los más queridos. Arbol de Vida... Árbol de Navidad

La primera decoración que tuvo mi árbol fueron las estrellas y este año decidí dedicar a personas y cosas que ocupan un lugar importante en mi vida…

Beba
Beba es mi mamá, la mejor mamá que la vida pudo darme y a la que agradezco sus ganas de vivir porque la sigo teniendo conmigo.
Tere
Es mi hermana a quien me une esa incondicionalidad mutua de protegernos y cuidarnos por el simple hecho de querernos.
Elena
Mi amiga del alma a quien he descuidado en estos últimos años y espero poder ver pronto porque la extraño.
Escuela
El lugar donde me divierto y descubro cosas nuevas todos los días, el sitio en el que soy feliz con lo que hago.
Debian
Debería decir Software Libre pero hoy su nombre propio es Debian a quien auguro muchas macrinets liberadas para el 2013.
Javier
El hermano que me dio la vida con quien, a pesar de la diferencias, puedo contar sabiendo que siempre estaré cuando me necesite.
Titularización
Porque después de 22 años la lucha dio sus frutos y los facilitadores de Informática de CABA somos reconocidos como lo que somos: docentes! Gracias Luis, gracias Betina…
Libertad
Porque sin ella no sería YO.

Estas son mi estrellas este año y quería compartirlas con todos lo que visitan estas páginas. Hay alguna más por ahí cuya foto no encuentro…

Y sí, como buena Susanita que devino en Mafalda he transformado los rituales religiosos en rituales de vida que marcan el transcurrir de mi tiempo con el entorno subjetivo que logré construir con lo que soy.

Coman las doce uvas, conviden un poco de su vino a la Pachamama y bésense bajo una rama de muérdago. Los rituales son algo ineludible.

Feliz 2013 para todos

Se… Debian no me arranca!

Hace unos días una de mis peques comenzó a perseguirme, netbook en mano, diciendo: – Se! Debian no me arranca! En un principio no le presté atención, ya la semana pasada otra de las nenas había tenido el mismo problema y no supe resolverlo. Pero esta vez la insistencia fue tan grande que, armada de valor, me senté a ver que pasaba. Y, efectivamente, tal cual mi aplicada linuxerita lo había explicado, Debian no arrancaba.

Si hay una cosa que aprendí como usuaria autodidacta de GNU/Linux es que no hay nada mejor para resolver un problema que leer, detectar las palabras que suenen importantes y hacer lo que la máquina pide. Siguiendo esas premisas, pude entender que la net necesitaba un fskd. Funcionó de perlas pero no se cual era el problema real que tenía el equipo. Como ya pasó con dos, y seguramente pasará con muchos más, dejo una secuencia de fotos para que los debianitas amigos vean y me den su opinión respecto de lo sucedido así puedo encontrarle una razón más convincente que decir… “Es el extraño secreto de las cosas inanimadas”.

Aquí va el resto de la secuencia de imágenes…