Llegan los Reyes Magos

Cuando era chiquita, pensaba que a los Reyes se les decían “Reyes Magos” porque hacían magia. Y sí, era mágico escribir lo que uno deseaba en un papelito y que al otro día ese deseo fuese realidad.

Tenía sólo cuatro años, obviamente aún no escribía. Como cualquier nena de esa época soñaba con tener una cocina como la de mi mamá. Ya para Navidad, me habían dejado abajo del árbol una mesita de color rosa con una sillita salteña de algarrobo y cuero. Andaba con mi silla de un lado a otro, y eso que era bastante pesada. Me servía para pararme al lado del torno de papá y verlo trabajar. Seguí leyendo “Llegan los Reyes Magos”